Un código de banderas de colores alertará a los consumidores sobre el riesgo de los productos financieros

elviracnmvLa CNMV prepara un nuevo código de banderas de colores para clasificar el riesgo en los productos financieros, una medida similar a la que planteó la Defensora del Pueblo en 2012 con su semáforo de riesgo. Estas iniciativas no suponen un freno a la comercialización de productos de riesgo entre ahorradores.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)prepara un nuevo sistema para clasificar el riesgo de los productos financieros basado en banderas de colores similar al de la energía en los electrodomésticos. Esta medida es una adaptación de la que propuso la Defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano, en 2012, en donde pidió a la CNMV y al Banco de España que aplicaran un sistema como, por ejemplo, un código de colores como los semáforos. Es una medida insuficiente puesto que no impide a las entidades la comercialización de productos de riesgo entre la gran mayoría de los consumidores en vez de limitarlos a inversores cualificados.

La presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, ha anunciado que el organismo regulador está trabajando en un nuevo sistema que clasifique los productos financieros complejos y de riesgo de forma teóricamente comprensible para el consumidor. Se trata de unos códigos de color similares a los que miden la eficiencia energética en los electrodomésticos, en el que el verde indicará un riesgo de pérdida muy bajo y que se trata de un producto de fácil comprensión, amarillo para productos fáciles de entender pero con riesgo de pérdida, y rojo para productos considerados para expertos en finanzas que conllevan el peligro de perderlo todo. De esta forma, la CNMV prevé evitar fraudes masivos como el de las preferentes. Este método de clasificación es uno de los objetivos del Plan de Actividades de la CNMV para 2014 y se pondrá en marcha durante el segundo semestre del año.

El sistema de banderas genera una serie de preguntas: ¿dónde se van a colocar? ¿qué tamaño van a tener? ¿se explicará el significado de dichas banderas? Etc. Para que la medida tuviera cierta efectividad, habría que colocar las banderas de aviso en todos los soportes: publicidades, folletos, emisiones, contratos… Además, estas banderas no deben sustituir a la información veraz que se debe suministrar al cliente, que debe ser completa y avisar del riesgo del producto. Estas medidas de prevención caen en saco roto si no se asegura que se ofrecen los productos adecuados a los clientes aptos.

Esta medida de la CNMV no impide que las entidades financieras comercialicen estos productos financieros de riesgo entre la mayoría de los consumidores y, además, esta iniciativa podría volverse contra el consumidor en caso de reclamación o denuncia, ya que el regulador o juez podría considerar que el código de color es bastante claro en cuanto al nivel del riesgo y entender que si el cliente ha contratado uno de estos productos era porque comprendía este peligro.

Más información pinchando en el enlace.

Linde quiere quitarse el ‘marrón’ de las reclamaciones de consumidores

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha avanzado que la institución se pondrá en contacto con la banca para pedirle un papel más activo en la gestión de las reclamaciones efectuadas por consumidores. ¿Años de retraso para darse cuenta de que las reclamaciones no se atienden? Parece más bien que Linde quiere quitarse el ‘marrón’.

“Somos partidarios de que la banca juegue un papel más activo en esto”, ha subrayado Linde durante su comparecencia en el Congreso esta semana para presentar la Memoria Anual de la institución, donde ha recordado que el Banco de España recibió 35.185 reclamaciones de consumidores en 2013. Apenas un 10% de las reclamaciones que han obtenido informe favorable del supervisor son atendidas por la banca; el resto, ‘convenientemente’ ignoradas.

Ante esta situación, el gobernador se ha mostrado partidario de que la banca tome un papel más activo en este modelo, al igual que se hace en otros países, como el Reino Unido. “Vamos a hablar con la banca. Nosotros vamos a poner los medios que podamos poner, pero la banca tienen que poner más interés y comprometerse más en esta materia de tratamiento de los consumidores. Vamos a hablar con la banca y las entidades de crédito para que esto sea posible”, ha zanjado.

Pero la intención del supervisor no es la de que mejore la atención y el respeto a los derechos de los consumidores; esto es, no se trata de que la banca atienda más reclamaciones, sino de ‘externalizar’, de liberar de responsabilidades al Banco de España para que lo hagan ‘otros’. Con lo que ello conlleva. En el propio balance del organismo ante los diputados vuelve a señalarse la solvencia y la salud económica de la banca como principio guía y rector de las actuaciones del BdE de cara al futuro.

Más información pinchando en el enlace.

ADICAE reclama a De Guindos igualdad de trato para los consumidores

45928-944-550El anuncio de regular las tasas de intercambio en pagos por tarjeta demuestra que si hay voluntad se pueden regular también las comisiones bancarias que pagan los consumidores, por lo que ADICAE reitera su propuesta de legislación específica al respecto.

La regulación anunciada por el Consejo de Ministros en relación a los pagos con tarjeta constituye una medida atrevida (pues supone intervenir en el mercado limitando legalmente los importes aplicables por la banca a determinadas operaciones) que una vez más deja a los consumidores “a los pies de los caballos”.

Pese a lo confuso de algunas informaciones, que pudieran hacer pensar a muchos consumidores que la medida limita los costes que asumen en los pagos con tarjeta, en la práctica sólo regula los costes que las entidades financieras se aplican entre sí en cada operación de pago, y genera el riesgo de que la bajada de esas tasas se repercuta a los consumidores sin que exista garantía alguna de que los precios de los bienes y servicios que ofrece el comercio se reduzcan, tal y como ya sucedió en España en el período 2005-2010 y como se puede comprobar en este estudiohttp://bit.ly/1dUpdpx.

Con la misma, España se adelanta a un proyecto de Reglamento de la Comisión Europea aún no aprobado y pendiente de debate en el Consejo Europeo y de negociación a tres entre el Parlamento Europeo, la Comisión y el propio Consejo, respecto de la que ADICAE ha trasladado tanto a las instituciones europeas como españolas su preocupación.

Este adelanto es especialmente llamativo teniendo en cuenta que España lidera la falta de transparencia y opacidad en materia de comisiones bancarias, según recientes informes de la Comisión Europea, así como los resultados de la única experiencia pseudo-regulatoria en la materia en toda Europa, por la que bajo el auspicio del Ministerio de Industria en 2005 se acordó reducir las tasas de intercambio progresivamente.

Esta experiencia puso de manifiesto que la medida no sólo no beneficiaba a los consumidores (que no experimentaron ninguna reducción de precios por parte del comercio), sino que por el contrario sufrieron un incremento de las comisiones aplicadas por la banca a la tenencia y uso de tarjetas a modo de estrategia para compensar la reducción de ingresos que el sector afrontó con la reducción de los costes que aplicaba a los comerciantes.

De esta forma la reducción (cuyo espíritu era el de reducir costes a los comerciantes para que pudieran trasladar los ahorros a los consumidores a través de precios más bajos) tuvo los efectos opuestos sobre los consumidores, que vieron aumentar más de un 50% el coste de sus tarjetas sin que el comercio haya trasladado ahorro alguno a los consumidores (durante este período los precios subieron hasta un 25% más que en la zona euro). Esto demuestra la existencia de riesgos evidentes para los consumidores, riesgos que deben ser previstos y abordados en cualquier regulación como la planteada.

Aquella bajada equivalió al 1,22% de las ventas del comercio español, cuyos precios subieron en cambio un 25% más que en la Eurozona, mientras que los precios de los servicios financieros subieron en España un 27%, casi cinco veces más que en toda la Eurozona, donde apenas se encarecieron desde el 2005 un 5,8%.

ADICAE considera esta norma incompleta y parcial, puesto que se limita a regular sólo una parte de la operativa con tarjetas (el coste que los bancos se aplican entre sí) pretendiendo así reducir las tasas de descuento (el coste que el banco aplica al comerciante por cada cobro que realiza mediante tarjeta), pero sin establecer mecanismos ni medida alguna en beneficio de los consumidores.

Más información pinchando en el enlace.

Laudo arbitral: Error en el precio y la entrega de una bicicleta

bicicleta-conor-5400-2013MATERIA: Compras on line.

MOTIVO POR EL QUE EL CONSUMIDOR O USUARIO ACUDE AL ARBITRAJE:

a) Problema de los consumidores o usuarios: El usuario adquirió a través de la tienda online de la empresa, una bicicleta de montaña por un precio de 515 €; confirmando y aceptando dicho pedido la empresa en cuestión.

A los 10 días le informan de que no tienen stock de es producto y que la entrega se retrasará hasta el mes de septiembre. En este mes, le comunican que el precio que estaba en la página web no era el correcto, y que no se iba a proceder a la venta de la bicicleta al precio inicial.

De esta forma, el usuario solicita la entrega de la bicicleta adquirida al precio inicial ofertado en la página web.

b) Práctica de la empresa: La empresa alega “ rotura de stock” por parte del proveedor. Y a su vez, manifiesta que el precio real de la bicicleta es de 1638 €.

 ACTITUD DE LA EMPRESA FRENTE A ARBITRAJE: La empresa estaba adherida al Código Ético Confianza Online. En dicha adhesión, manifiesta que ha agotado el procedimiento de mediación, y acepta expresamente el arbitraje de la Junta Arbitral Nacional de Consumo para la solución de la reclamación. Presentó alegaciones a la reclamación del consumidor, en el sentido anteriormente mencionado.

LAUDO: Estimar la pretensión del reclamante, procediendo a la entrega de la bicicleta, al precio establecido en la web, es decir, a 515 € (más gastos de envío) por parte de la empresa reclamada.

Órgano Arbitral colegiado.

TEXTO COMPLETO

Laudo Arbitral: problema con una compra defectuosa

FreeGreatPicture.com-6799-internetMateria:  Compras online

Motivo por el que el consumidor o usuario acude a Arbitraje:

a) Problema de los consumidores o usuarios: El consumidor adquirió una lavadora en un portal de Internet, considerando dicha compra como defectuosa puesto que la misma perdía por debajo agua, desde el primer día en que fue instalada en su domicilio. Por este motivo, solicita una compensación por los daños y perjuicios ocasionados por la falta del uso del electrodoméstico durante tres semanas.

b) Práctica de la empresa: La empresa propone el cambio de la lavadora sin cargo alguno o la devolución del importe abonado.

Actitud de la empresa frente a Arbitraje: La empresa estaba adherida al Código Ético Confianza Online. En dicha adhesión, manifiesta que ha agotado el procedimiento de mediación, y acepta expresamente el arbitraje de la Junta Arbitral Nacional de Consumo para la solución de la reclamación. Presentó alegaciones a la reclamación del consumidor, en el sentido anteriormente mencionado.

Laudo:  Desestimar la pretensión del reclamante, no procediendo compensación por daños y perjuicios por falta documentos o facturas que pudieran acreditarlos.

Tipo de órgano:  Órgano Arbitral colegiado.

TEXTO COMPLETO

El 63% de los afectados por preferentes siguen sin recuperar sus ahorros a causa de los sesgados arbitrajes

DSC_007El Gobierno y las entidades financieras tratan de adormecer a los afectados por el fraude de las preferentes y otros productos tóxicos, poniendo trabas para emitir resoluciones favorables en los insuficientes arbitrajes planteados. Más de 377.000 afectados de Bankia, NovaCaixaGalicia Banco y Catalunya Banc siguen sin recuperar sus ahorros.

Dos años han pasado desde que el Gobierno y las entidades financieras anunciaran a bombo y platillo su ‘solución’ para el fraude de la comercialización indebida por parte de la banca de participaciones preferentes, deuda subordinada y otros productos tóxicos de ahorro: el arbitraje. Un procedimiento sesgado, cuya intención únicamente ha sido la de alargar la agonía de la mayoría de las familias, apaciguar sus ánimos para que no luchen por recuperar sus ahorros y hacerle un ‘lavado de cara’ a la banca.

Los datos de los arbitrajes planteados por Bankia, NovaCaixaGalicia Banco y Catalunya Caixa y facilitados por la Comisión de Seguimiento de Instrumentos Híbridos de Capital y Deuda Subordinada y las propias entidades así lo atestiguan. De los 534.500 consumidores a los que estas entidades colocaron 9772 millones de euros en estos productos, únicamente han resuelto su caso a través del arbitraje 222.382. Además, hay que sumar los aproximadamente 65000 afectados con productos de Liberbank y Banco CEISS, que siguen sin tener una solución justa. En suma, hay todavía unos 377.000 afectados sin solucionar su caso, es decir, el 63% del total. La mayoría de ellos, además, no tienen ya preferentes puesto que las cambiaron por bonos o acciones, asumiendo además importantes pérdidas.

ADICAE denuncia que no se ha ofrecido una solución global ni eficaz al fraude de las preferentes, sino que las abusivas condiciones de los canjes impuestos por el FROB han obligado a los afectados a acudir a los tribunales como única vía para recuperar sus ahorros. Por ello ADICAE sigue defendiendo la acción colectiva judicial como el mejor mecanismo para resolver la estafa de las preferentes de una vez por todas.

Más información pinchando en el enlace.

El Banco de España comienza a externalizar su Servicio de Reclamaciones

banco-de-espanaEl supervisor cede la gestión de las reclamaciones de las cláusulas suelo a Deloitte.

ADICAE considera que la decisión del Banco de España de ceder la gestión del servicio de reclamaciones de las cláusulas a la consultora Deloitte, concretamente a Deloitte Abogados, supone un paso adelante hacia la externalización de su servicio de reclamaciones, ahondando en el descrédito de un organismo que ha acreditado en múltiples ocasiones que la protección de los consumidores es su última prioridad.

Para ADICAE, como asociación de consumidores y usuarios de banca que agrupa a miles de afectados por estas abusivas cláusulas suelo, esta “privatización” supone un claro perjuicio para los intereses de los consumidores, que verán cómo sus reclamaciones formuladas ante un organismo público serán tramitadas por una consultora con intereses privados, que tiene entre su cartera de clientes a la mayoría de las entidades financieras españolas.

Hay que recordar que precisamente el Ministerio de Economía ha encontrado infracciones muy graves en la auditoría que realizó Deloitte en el Banco de Valencia y en Bankia antes de su salida a Bolsa. Y las cuentas de Bankia fueron objeto de desconfianza por parte de la Asociación de Inspectores del Banco de España (IBCE) ya que ocultaron la deuda de la entidad.

Ante la ineficacia demostrada por el Banco de España para dar salida a las más de 16.432 reclamaciones presentadas durante 2013 por los consumidores afectados por la aplicación de esta abusiva cláusula en sus contratos hipotecarios, ADICAE considera que la solución no pasa por privatizar su gestión, poniéndola en manos de una consultora ligada a los poderes bancarios, sino por impulsar un giro radical en la orientación de la supervisión bancaria en España que propicie un nuevo marco de relaciones con la clientela y una adecuada atención a los crecientes conflictos que llegan al supervisor.

Más información pinchando en el enlace.