El secretario general de la Asociación Española de Banca, Pedro Pablo Villasante, considera que la dación en pago “generaría pérdidas a los bancos”, obviando completamente la extremadamente complicada situación económica de cientos de miles de familias, que ven no sólo cómo la Banca embarga sus viviendas sino que, además, tienen que seguir pagando la deuda restante mientras su entidad bancaria vuelve a vender sus viviendas al mejor postor. Todo ello fruto de las injustas Ley Hipotecaria y de Enjuiciamiento Civil.

Las protestas sociales puestas de relieve por el Movimiento 15M, reivindicadas por ADICAE desde hace varios años, han puesto a la Banca y a la necesaria reforma del sistema inmobiliario español en el punto de mira de la sociedad. Entre estas exigencias está, como no podía ser de otra manera, que la devolución de la vivienda que actúa como garantía hipotecaria salde completamente la deuda que el consumidor en cuestión tenga con su correspondiente entidad bancaria. Uno de los aspectos que ADICAE considera más importantes en la necesaria y urgente reforma de la Ley Hipotecaria.

Según datos del Consejo General del Poder Judicial, las ejecuciones hipotecarias continúan ascendiendo hasta alcanzar las 5.000 mensuales. Según datos avanzados ayer por el Consejo General del Poder Judicial, alrededor de 15.500 familias fueron desalojadas de su vivienda en el primer trimestre de 2011 por la aplicación de las injustas leyes Hipotecaria y de Enjuiciamiento Civil. Este procedimiento ejecutivo no sólo impide que los consumidores defiendan sus derechos alegando préstamos concedidos irresponsablemente o con cláusulas abusivas, sino que permite que la entidad bancaria siga exigiendo de manera indiscriminada la deuda en caso en que el precio de la vivienda sea inferior al del préstamo pendiente. 

Vergonzosos argumentos

Sin embargo, estos escalofriantes datos le importan muy poco a la Banca. Pedro Pablo Villasante, secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB), no da su brazo a torcer y sigue negándose a reconocer la dación en pago, excusándose en el débil argumento de que no fue pactada como posible al formalizar los contratos de préstamo. El ‘señor’ Villasante parece ignorar que los contratos hipotecarios no se ‘pactan’ con la Banca, sino que esta los impone a los consumidores, quienes no pueden cambiar ni una coma. Eso, cuando no se cambian unilateralmente momentos antes de firmar la hipoteca, y sin previo aviso.

Vergonzosamente, Villasante insiste en que esto generaría pérdidas a los bancos. El ejecutivo indica cínicamente que la Banca debe “proteger” el dinero de los depositantes y considera que si estos fondos se utilizan para operaciones que no cumplan con el compromiso de la devolución, “el sector financiero estaría faltando a su primer compromiso, que es la captación de ahorros y su devolución”. ¿Por qué no rebajan los multimillonarios sueldos de sus directivos? ¿Por qué no dejan de refugiarse en los paraísos fiscales? ¿Por qué no renuncian los directivos a sus jugosas jubilaciones? Si alguien es responsable de la crisis de la Banca, es ella misma.

ADICAE seguirá insistiendo en su petición de que cesen los embargos hipotecarios, mientras se reglamenta la insolvencia de las familias. Nuestra asociación ha puesto en marcha una web especial sobre hipotecas donde los consumidores y organizaciones sociales pueden denunciar abusos hipotecarios. Además, los días 22 y 23 de junio ADICAE celebra múltiples asambleas informativas en toda España sobre la dación en pago y la necesaria reforma de la Ley Hipotecaria.